round image on layout top

GASTEMOS ENERGIA

4 mayo 2011 by Dr. Luis Almagro divider image
Print pagePDF pageEmail page


Que nadie piense que se trata de una proclama a favor de la desobediencia civil, ni por la insumisión, pero en momentos como los que vivimos, en los que el debate del ahorro energético genera todo tipo de controversias hay un gasto que nadie se debería atrever a discutir: el gasto energético fruto de nuestra actividad física.

La práctica regular de ejercicio físico ha demostrado ser no solo un modo eficaz de mantener el peso dentro de límites saludables, sino que además previene las enfermedades cardiovasculares, y la aparición de diabetes, mejora la densidad de los huesos y la capacidad respiratoria, ayuda a regular la tensión arterial y, por si fuera poco, es una fantástico ansiolítico, antidepresivo y un gran impulso para la autoestima.

El ser humano está diseñado y programado para mantener un determinado grado de actividad física, y su ausencia produce la atrofia de aparatos y sistemas corporales. De hecho, el 60 % de las muertes y el 47% de la morbilidad mundial se producen por enfermedades condicionadas por el sedentarismo.

El entorno social y el modo de vida de la mayor parte de las sociedades modernas limitan el gasto energético. Frente a otras épocas en las que la actividad física estaba integrada en lo cotidiano, como subir escaleras o caminar, hoy subimos hasta la ventanilla del coche apretando un botón; cambiamos el canal del televisor con un mando a distancia y ni siquiera nos levantanos para descolgar el teléfono.

Con respecto a la actividad física en general hemos de distinguir entre lo que denominamos actividad física cotidiana, y que se refiere al tipo de actividad propia del modo de vida y al ejercicio físico propiamente dicho.

Cuando hablamos de  ejercicio físico, nos estamos refiriendo a un tipo de actividad voluntaria, planificada y reglada que está orientada tanto a la mejora como al mantenimiento de la condición física. En este caso hemos de pensar en realizar entre 300-400 minutos semanales, repartidos en varias sesiones, en los que se produzca incremento del ritmo cardiaco y participen los grandes grupos musculares. Es decir se trata de actividades que deben desarrollarse en un modo y manera concretos para que produzcan el beneficio esperado.

Pero no debemos ignorar como una parte importante del gasto esa otra actividad que puede y debe formar parte de nuestro modo de vida y que va desde el gasto inherente a nuestro trabajo diario a simplemente lo que debería ser la sana costumbre de dar un paseo, hacer una clase de baile o cuidar el jardín. Cualquier movimiento por pequeño que sea y sobre todo si se produce repetidas veces en el día, incrementa el gasto y por tanto produce mejora.

Hay economistas que dicen que uno de los problemas de esta crisis mundial es la contención del gasto público y el incremento del consumo. Yo animo a salir de nuestra crisis de salud aumentando el consumo energético, derrochando calorías, a ser posible tanto física como mental, esto si, a quien le queden.

           Artículo publicado en la Tribuna de Marbella. Dr. Luis Almagro.


Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentario


Username*

Email*

Blog / Homepage?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.



Siguanos en Facebook Siganos en Twitter

Articulos varios

divider image

ALIMENTOS DISFRAZADOS DE...

Que la nutrición es una ciencia en constante cambio o evolución es un hecho evidente.  Los estudios y las evidencias científicas hacen que vayamos modificando cada  poco las recomendaciones de salud nutricionales.  Por tanto lo que escribimos hoy puede quedar desfasado en pocos meses, pero es lo que hay. Cada vez más somos más los...
leer mas

GASTEMOS ENERGIA

Que nadie piense que se trata de una proclama a favor de la desobediencia civil, ni por la insumisión, pero en momentos como los que vivimos, en los que el debate del ahorro energético genera todo tipo de controversias hay un gasto que nadie se debería atrever a discutir: el gasto energético fruto de nuestra […]
leer mas

El hierro en la alimentación...

Los estados carenciales de hierro determinan la aparición de anemia ferropénica, que se traduce en síntomas de debilidad y agotamiento, descenso del rendimiento intelectual,  falta de fuerza muscular, palidez de piel y mucosas, caída del cabello, tendencia a infecciones… pudiendo aparecer dolor de cabeza,  palpitaciones y arritmias en caso...
leer mas

Yogures y estreñimiento

Es frecuente escuchar a determinadas personas que no quieren comer yogures por que les produce estreñimiento.  Quizás  sea ésta una más de las múltiples leyendas urbanas que atribuyen determinadas cualidades u propiedades a algunos alimentos, demonizando a otros.  Es posible que el origen de esta afirmación venga dada por la...
leer mas

ADELGAZAR Y AUTOESTIMA

Muchas son las consecuencias positivas de perder peso o de adelgazar. Esta claro que la disminución de grasa corporal provoca una disminución de factores de riesgo cardiovasculares, disminución de las cifras de tensión arterial, reducción de las cifras de colesterol y azúcar en sangre, reduce el riesgo de diabetes, hay reducción de...
leer mas


bottom round image

footer blue big nice

Clínica del Dr. Luis Almagro // Nutrición y Obesidad // Podemos mostrarle el Camino
Teléfono 952 86 04 47. Fax 952 90 27 68. email info@drluisalmagro.com
Avenida Ricardo Soriano, 13 2ª Planta.29601.Marbella

Ultima actualización: 4 mayo 2011 @ 17:39