round image on layout top

CUANDO EL ESTRÉS NO ES ESTRÉS NI LA DEPRESIÓN DEPRESIÓN

11 noviembre 2014 by Dr. Luis Almagro divider image


Vaya por delante que no soy psiquiatra, ni psicólogo, y por tanto no soy especialista, pero en mi condición de médico, y experimentado en vivir las emociones de mis pacientes, me veo con capacidad de opinar sobre esto. Mi interés en este post viene de la relación directa y bidireccional existente y demostrada entre estos tipos de trastornos y el sobrepeso y la obesidad.  La relación entre el humor, el estado de ánimo y el comportamiento alimentario es evidente, pero no es oro todo lo que reluce.

“Detrás de todo sobrepeso subyace un trastorno del estado de ánimo”. Es fácil oír esto. Aunque en mi opinión no siempre resulta cierto, y aunque pudiera dar lugar a  un círculo vicioso, en ocasiones es más consecuencia que causa, si bien luego podría contribuir a su perpetuación.

Es muy común querer  atribuir o “justificar” determinados comportamientos alimentarios con patologías  no correctamente diagnosticadas ni tratadas. La coincidencia en el individuo de  síntomas comunes a los que pudieran darse en estas patologías, no pueden ser tratados ni abordados de la misma manera que en la enfermedad establecida.

Diagnosticamos o nos autodiagnosticamos demasiado rápido y a cualquier situación de tensión le llamamos estrés y a cualquier disminución del estado de ánimo le llamamos depresión, con demasiada facilidad diría yo, o irresponsabilidad.

¿Que es estrés?  El estrés agudo o el estrés postraumático obedecen también a una serie de criterios diagnósticos complejos, en el que puede existir un acontecimiento traumático, puede haber ausencia de reactividad emocional, temor excesivo, despersonalización, amnesia, puede llegar a incapacitar al individuo  En realidad el estrés es una reacción defensiva o de alerta del organismo, que conlleva reacciones físicas y psíquicas, que nos ayudan a defendernos de la situación que la causa. El problema viene cuando esa respuesta es excesiva o no sabemos manejarla.

¿Que es la depresión? Al hablar clínicamente de depresión nos referimos a una serie de  trastornos que se ajustan a unos criterios diagnósticos establecidos, que se deben cumplir necesariamente, y  que incluyen alteraciones del estado de ánimo, disminución o falta de interés, sensación de fatiga, agitación, sentimientos de culpa, pérdida de placer, pensamientos de muerte, anorexia o alteraciones del peso, etc.. Además de ello, los síntomas no deben estar relacionados con el consumo de sustancias o situaciones de duelo. Es decir su diagnóstico es complejo y debe realizarse por alguien cualificado

Lo que pretendo decir, sin entrar en mayores profundidades, es que en ambos casos son entidades clínicas establecidas, no recursos del lenguaje para referirnos a ciertas situaciones.

¿Que no es estrés? La falta de organización o la mala gestión del tiempo. Tener una familia, niños, trabajo, casa, hipoteca y dos teléfonos móviles. Tener preocupaciones por lo que nos rodea y lo que nos sucede. El miedo a no llegar a fin de mes.

¿Que no es depresión? Una reacción de tristeza más o menos excesiva a una situación que la ha producido. Una respuesta humana lógica a una pérdida familiar, una ruptura sentimental o la pérdida de la liga.

Eso no es estrés ni es depresión, es la vida. Que no es fácil, que les voy a contar. Con sus buenos y malos momentos, favorables y desfavorables, pero que en modo alguno deben modificar de un modo patalógico el comportamiento alimentario.

Como encauzarlas: Hacer una valoración objetiva y realista de la situación. No quedarse con los comentarios de los amigos/as y con el tan manido y poco eficaz “tu lo que tienes…” y “tu lo que tienes que hacer….”. Por supuesto si existe una depresión clínica o un stress clínico tratarlo, pero seguramente que no sólo con fármacos, psicoterapia, técnicas de relajación y meditación son vitales para conseguir superar esa solución. Es más estas pueden ser técnicas comunes de aplicación en depresiones que no lo son y en stress que no lo son.

Como decía al principio existe una relación mas o menos directa entre el esdo de animo, el estrés y el sobrepeso o la obesidad, pero eso lo aclararemos otro día


Dr. Luis Almagro. Marbella.  Consejos que te ayudan a adelgazar.


One Response to CUANDO EL ESTRÉS NO ES ESTRÉS NI LA DEPRESIÓN DEPRESIÓN

  • Estoy muy de acuerdo con todo lo que explicas. El sobrepeso y la obesidad son consecuencia de una vida desorganizada, que a su vez puede o no ser consecuencia del estrés, pero que nunca puede achacarse de forma automática al mismo cuando mayoritariamente somos nosotros los responsables. Aunque, a veces, el sobrepeso es también causa (imagino que te refieres a esto con lo de los ciclos viciosos) de un estado de estrés que, nuevamente, podría desembocar en una vida desorganizada y, otra vez, provocar o mantener la tendencia a engordar, lo que acaba siendo la pescadilla que se muerde la cola y así hasta el infinito, hasta que no hay algo que abre los ojos al cambio, normalmente, después de “tocar fondo”.

    La somatización de los problemas se lleva a cabo de forma inconsciente, es decir, uno no decide voluntariamente engordar, sino que llega a un punto de inflexión o de no retorno en el que empieza a suplir carencias emocionales con comportamientos paralelos que pueden acabar siendo un síndrome adictivo (generalizando un poco bastante, ya que cada persona es un mundo). Como síndrome, me refiero a un conjunto de síntomas o signos (observables por el comportamiento) que podrían denotar un trastorno emocional de fondo. Y entonces, pueden acabar apareciendo trastornos alimentarios, que no son más cúmulos de comportamientos viciados que nublan la vista ante lo evidente y empujan a vivir de puntillas la vida que tanto duele. Y no se afrontan los problemas, sino que se tapan más y más con comida, y entonces las capas de grasa no son más que esa somatización emocional. Y uno se tapa, se esconde, “pone tierra de por medio” con la realidad que le ha tocado.

    A lo que quiero llegar es que es muy muy complejo, como bien dices, poder determinar hasta qué nivel el estrés y la depresión son verdaderamente la causa del sobrepeso, o si este es por tanto causa o consecuencia. Todo depende de dónde se ponga el foco, ¿qué fue antes, el huevo o la gallina?…

    En mi humilde opinión, el sobrepeso puede ser algo buscado, inconscientemente, pero buscado al fin y al cabo. Sería interesante preguntarse si las emociones tienen un lugar, si se manifiestan en el cuerpo y cómo lo hacen, para poder entender por qué hay personas que adelgazan o engordan, o se dedican al trabajo extremo, etc. En ese sentido, engordar se convierte en una forma de autoagresión, la materialización de conflictos internos o el resultado de una culpa no trabajada, un sentimiento de desamparo, un sentimiento de ira descontrolada, etc.

    A lo mejor la clave está en saber identificar qué de “depresión” hay realmente en un sentimiento, quizás es que se generaliza por desconocimiento, porque uno no sabe identificarse con lo que siente o no es capaz de ponerle un nombre o acotarlo, para poder afrontarlo. Y, entonces, a la frustración ante un suspenso la llama depresión, o a las consecuencias de la adrenalina en una situación de peligro acaba llamándolas ansiedad o estrés, aunque gracias a ellas sea posible sobrevivir con los mecanismos ancestrales de afrontamient o huída. Y es que las etiquetas vienen bien, siempre en su justa medida.

    Aunque, por otra parte, no creo que siempre se trate de una generalización. Hay personas que realmente engordan por estrés, por la liberación de cortisol, aunque ahora soy yo la que desconoce el tema, ya que no soy endocrina! 😛

    En definitiva, como bien dices, es un tema muy amplio. Amplisísimo…

    Felicidades por el blog, es ilustrativo y da pie a pensar, que no es poco.


Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentario


Username*

Email*

Blog / Homepage?



Siguanos en Facebook Siganos en Twitter

Articulos varios

divider image

ENERO

Simplemente aprovechar para felicitar el año a todos, e informaros que en los próximos dias os iremos contando novedades.
leer mas

RAZONES DE PESO PARA NO...

Continuamos con la serie de artículos dedicados a desglosar los muchos motivos por los que determinados productos, englobados en la denominación “comida rápida” o “comida basura”, no debe pasar de ser de consumo muy ocasional. Además repasamos algunas de las pequeñas trampas de la publicidad que nos pueden llevar a comer algo distinto...
leer mas

Menos salero y mas salud. Sal...

La sal con la que habitualmente condimentamos las comidas contiene un mineral, el sodio, cuyo consumo en exceso es decisivo en la evolución y desarrollo de una enfermedad cardiovascular tan relevante como la hipertensión arterial. El exceso de sal – y la falta de ingesta de líquido- también está relacionado con la frecuente “retención de...
leer mas

¿Y SI LA INDUSTRIA...

Los criterios de alimentación saludable están cambiando constantemente. Posiblemente porque ni haya verdades absolutas ni mal que cien años dure. Todo lo mala malísimas que antes eran las grasas, toda la grasa (véase aceite de oliva y sardinas p. ej.), ahora lo son los azucares, ¿Todos? Es cierto que los alimentos procesados o muy...
leer mas

Bienvenidos

Bienvenidos a la nueva Web del Dr. Luis Almagro.
leer mas


bottom round image

footer blue big nice

Clínica del Dr. Luis Almagro // Nutrición y Obesidad // Podemos mostrarle el Camino
Teléfono 952 86 04 47. Fax 952 90 27 68. email info@drluisalmagro.com
Avenida Ricardo Soriano, 13 2ª Planta.29601.Marbella

Ultima actualización: 4 abril 2016 @ 18:08