round image on layout top

No den ideas

21 marzo 2011 by Dr. Luis Almagro divider image
Print pagePDF pageEmail page


Articulo publicado en La Tribuna de Marbella.

Leo en un titular de prensa que un estudio realizado por la Universidad de Maastrich asegura que subiendo los impuestos de las comidas rápidas se podría contribuir a combatir la obesidad.

El presente estudio trata de demostrar que cuando azucares y grasas tienen un cargo impositivo superior al 25 % los consumidores tienden a reducir su consumo.

No voy a dudar del valor experimental de ese estudio, personalmente pienso que no deja de ser más que un experimento. Pero dudo que la solución a un problema como el sobrepeso, la obesidad y sus consecuencias socio-sanitarias vengan por esta vía.

Cuando hablamos de comida rápida, en general nos referimos a un tipo de comida de procedencia anglosajona, cuyo contenido en grasas y azucares es muy elevado y que, por tanto, su uso continuado dentro de una alimentación no equilibrada, puede conllevar a la larga problemas de salud.

La presencia de grasas y azucares en la composición y elaboración de los alimentos incrementa su palatabilidad, es decir, los hace más apetecibles y, por tanto, este tipo de comidas están hechas para gustar y agradar. Además, es cierto que generalmente tienen un precio asequible porque, principalmente, están dirigidas a un público joven y, por tanto, con menor poder adquisitivo.

Estas, entre otras, razones pueden haber sido las causantes de que en los últimos años su presencia se haya incrementado enormemente, en todos los países.

Pero simplificaríamos demasiado la cuestión si consideráramos que esta es la principal causa del problema. ¿Saben cuantos obesos no han probado nunca la comida rápida?

El problema no viene dado por la composición de estas comidas sino por su frecuencia de consumo. Dentro de una alimentación adecuada un exceso en grasas y azucares puntual u ocasional no debe tener las mayores consecuencias. Pero no miremos solo a las hamburguesas, no olvidemos que algo tan tradicional compuesto por un plato de callos y una tarta de chocolate y crema puede tener la misma composición.

Hemos de hacer ver que cualquier tipo de comida, rápida o tradicional, que contenga un elevado valor calórico solo debe formar parte de nuestra dieta de manera ocasional, pero que en modo alguno es necesario prohibirla ni gravar impositivamente su consumo.

Así que, antes de que la cosa vaya a mayores, pediría a estas autoridades nuestras, tan dadas a prohibir y recaudar, que se lo piensen y nos permitan seguir disfrutando de algún capricho a un precio razonable.

Para el resto, un ejercicio de reflexión: ¿Subimos los impuestos a los combustibles para contaminar menos o para recaudar más? ¿Existirán en un futuro paraísos fiscales del fast food y tendremos que ir a ellos a comer hamburguesas, como en otros tiempos algunos iban a Perpignan a ver películas aquí prohibidas? ¿Por qué a nadie se le ha ocurrido bajar los impuestos de las comidas saludables? ¿Tendremos que pagar los errores del estado y contribuir a salir de la crisis comiendo pizzas?


Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentario


Username*

Email*

Blog / Homepage?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.



Siguanos en Facebook Siganos en Twitter

Articulos varios

divider image

UNA INFUSION PARA EL VERANO

En verano las bebidas calientes se hacen menos apetecibles. Pero recientemente hemos encontrado una nueva gama de infusiones frias (también se pueden tomar calientes) que pueden resultar muy útiles y refrescantes además de no aportar ninguna caloría extra. En esta ocasión nos referimos a una infusión con sabor a piña colada y que entre sus...
leer mas

¿Y SI LA INDUSTRIA...

Los criterios de alimentación saludable están cambiando constantemente. Posiblemente porque ni haya verdades absolutas ni mal que cien años dure. Todo lo mala malísimas que antes eran las grasas, toda la grasa (véase aceite de oliva y sardinas p. ej.), ahora lo son los azucares, ¿Todos? Es cierto que los alimentos procesados o muy...
leer mas

APRENDER A COMER: DIETA Y...

Si resumimos, perder peso y mantenerlo  es cuestión de contar calorías para no exceder el gasto;  de saber que hay que comer a diario frutas y verduras, de controlar el tamaño de las raciones. Pero hay mucho más. Uno se debate entre prescindir de esa apetitosa ración de patatas fritas de guarnición que le han servido o […]
leer mas

El hierro en la alimentación...

Los estados carenciales de hierro determinan la aparición de anemia ferropénica, que se traduce en síntomas de debilidad y agotamiento, descenso del rendimiento intelectual,  falta de fuerza muscular, palidez de piel y mucosas, caída del cabello, tendencia a infecciones… pudiendo aparecer dolor de cabeza,  palpitaciones y arritmias en caso...
leer mas

El hierro en la alimentación...

El hierro pertenece al grupo de los oligoelementos minerales indispensables para la vida, por intervenir en funciones tan importantes como el transporte de oxígeno a los tejidos, al ser constituyente necesario de la molécula de hemoglobina (proteína transportadora de oxígeno en los glóbulos rojos que, además, confiere a la sangre su color...
leer mas


bottom round image

footer blue big nice

Clínica del Dr. Luis Almagro // Nutrición y Obesidad // Podemos mostrarle el Camino
Teléfono 952 86 04 47. Fax 952 90 27 68. email info@drluisalmagro.com
Avenida Ricardo Soriano, 13 2ª Planta.29601.Marbella

Ultima actualización: 23 marzo 2011 @ 9:22